Ilustración Misa Flamenca. XLVII Festival Flamenco de Zamora: NUEVAMENTE SAN JUAN ACOGE LA OFRENDA JONDA

manolo-simon-y-pascual-foto-raul-garcia-copia.JPG

Al igual que ocurriera el pasado año, con el párroco Narciso Lorenzo en las explicaciones, se escenificará una extensa ilustración musical flamenca sobre los apartados fundamentales de la celebración eucarística en el incomparable marco de San Juan. Será hoy viernes 23 de junio a las nueve menos cuarto de la noche. Sin ningún género de dudas, será el mejor preámbulo del magno Festival Flamenco de Zamora que tendrá lugar mañana sábado en la Plaza de La Catedral.

Cantaor y guitarrista pondrán los melismas flamencos acordes con las certeras dilucidaciones del sacerdote. Artistas, una vez más de auténtica categoría, que como es natural participarán en la gran velada del día siguiente. Los jerezanos Manolo Simón y el lorquino  afincado en Jerez “desde casi siempre”, Pascual de Lorca.

El maestro Manolo Simón, es un cantaor jerezano atípico ya que es largo, enciclopédico donde los haya, de voz pletóricamente flamenca y henchida de compás. No es gitano, al menos del todo, ni falta que le hace para cantar con profunda y arrebatadora jondura. Parece cierto que emparenta con uno de los genios creadores del cante en su Primera Edad de Oro, creador de tres seguiriyas –una de Jerez y dos de los puertos, incluida la famosa cabal- me refiero al conocido artísticamente como El Loco Mateo. Manolo Simón, apellido tomado de su abuelo, está en posesión de diversos premios obtenidos en concursos de relevante prestigio, teniendo además en su valioso curriculum una docena de discos. El último, muy recomendable “Al paraíso”, título de la cantiña denominada la rosa, con letra alusiva al gran drama de la inmigración africana: “El paraíso vienen buscando / y en El Estrecho se van quedando”.

Le acompañará quien mejor lo conoce y sabe sacar del bueno de Manuel lo más preciado de su cante. Con él se hace más grande si cabe, Pascual de Lorca. Una de las sonantas más requeridas, valoradas y contundentes de la actualidad. El maestro Pascual, no sólo es un grande entre los grandes en el mundo de la guitarra, también lo es como persona. Modelo de referencia junto a Manuel, para servirnos a todos como acicate para el desarrollo de conductas de bonhomía y saber estar.

Una dádiva generosa para disfrutarlos hoy y mañana en Zamora. Seguro que no nos cansamos de ellos.

Comentarios cerrados.