II Velada Flamenca Luna de Coreses: ÉXITO SIN PARANGÓN Y BAÑO DE MAIRENISMO

1-de-izda-a-dcha-alvaro-garcia-carlos-hernandez-manuel-castulo-y-pepe-de-pura-foto-frl.JPG 

Con una muy buena entrada de público fiel, sin llegar al lleno, dio comienzo la segunda cita con lo jondo en el multiusos La Arena en la capitalidad de Tierra del Pan. Celedonio Pérez toca a rebato, con una impecable presentación preñada de poética y sonoro léxico leonés lleno de entrañables guiños a la Zamora que se fue, a la vez que exquisitamente documentada en lo flamenco. Muy buen anticipo de la que sería una excelente noche para degustar el universal arte.

3-miguel-escudero-y-miguel-una-foto-frl.JPG 

Hacen su aparición los de la tierra. El cántabro afincado en Medina del campo, Miguel Escudero seguido de nuestro más significado guitarrista zamorano Miguel Uña, el de Tapioles, concurrente habitual de Revellinos de Campos. Escudero volvió a reiterar su cariño y admiración por la afición zamorana, en este caso por los coresinos, para desgranar tientos y tangos de bella factura, estos últimos con recorrido por Triana, Cádiz, Jerez y Extremadura. Aplausos de agradecimiento por parte del respetable. Siguen por soleares, las dos primeras de Joaquín El de La Paula, Andonda, Pinea El Zapatero, El Sordillo de Triana, de nuevo Pinea, Antonio El Arenero y Juanillero de Marchena. Nuevamente, muy aplaudidos. Llega el turno de las malagueñas, la primera de El Canario y la segunda de La Trini, con cierre por rondeña recordando a Rafael Romero El Gallina y fandango de Frasquito Yerbagüena. Momento de los esperados fandangos, los dos primeros en la senda de Antonio Nuñez El Chocolate, Rafael Antúnez Niño Gloria y José Cepero. También muy aplaudidos y petición expresa desde el público para que ejecutara el que posiblemente sea su palo señero: la granaina. Así fue, la media y la granaina; finalizando esta primera parte con bulerías por soleá recordando a Antonio la Peña, El Gloria, María La Moreno o Curro Frijones. Caluroso aplauso y descanso.

2-celedonio-perez-foto-frl.JPG

4-castulo-foto-frl.JPG

Vuelve Celedonio para convocar el cónclave de la segunda parte. El guitarrista Pepe de Pura, a escena con un solo de guitarra por alegrías. Aquí precisamente, ya dejó notar la elegancia, profundidad, y a la vez sencillez de su toque gitano. Era su primera presencia en nuestra tierra, pero a buen seguro no va a ser la última. Se le unen los palmeros Álvaro García y Carlos Hernández, seguidos por el gran Manuel Castulo, marcando territorio por romance en clara alusión a su compatriota y maestro Antonio Mairena. Publico completamente encandilado aplaudiendo a rabiar. Tientos: “En la torre está el reloj/ el mochuelo en el olivo/ y en mi corazón la pena/ cada cosa está en su sitio” cerrados por primorosa antología de tangos recordando al maestro. Castulo es, sin ningún género de dudas, el alumno más aventajado del mairenismo, tanto es así, que en muchas ocasiones basta cerrar los ojos para ser transportado a la inolvidable y prodigiosa segunda Edad de Oro del cante y escuchar al propio Maestro de Los Alcores. Sin embargo, este cantaor que tanto se nutre de ese ingente manantial, tiene su sello propio y ahí está su grandeza: beber de la fuente con sello personal. Continúan por soleá. Las mal llamadas de Charamusco. Abre como Mairena con la soleá apolá de Siverio, grabada y denominada por Pepe de La Matrona soleá petenera, continúa por las cuatro restantes con equívoco nombre de Charamusco cuando en realidad, y en clara demostración investigativa de Los Soler, llegaron a Jerez por Curro Frijones, aprendidas de Paquirri El Guanté y transmitidas a Juanichi El Manijero, cogidas por José Loreto Romero, El Charamusco, y que a su vez se las cantó a Mairena, para que, finalmente éste, las recreara y engrandeciera. Apoteósico aplauso. Siguen por alegrías. Seguiriyas de enorme dificultad, ejecutadas por Manuel al límite, la primera de Antonio Cagancho, la segunda del Fillo y la última de Silverio Franconetti. Estruendosos aplausos. Fandangos, dos en la línea de Chocolate y dos en la de Camarón. El último al aire y dedicado “A mi amigo Miguel” (Miguel Picarrico Hijo) agradeciéndolo, además del interesado, todo el auditorio.

5-fin-de-fiesta-foto-frl.JPG

Termina la monumental velada con un fin de fiesta por bulerías donde nuestros representantes, los Migueles, estuvieron plenamente a la altura.

Despedida apoteósica de la afición con todo el público puesto de pie y los organizadores, Lorenzo Masero, José Peña y el alcalde José Luis Salgado, asumiendo el reto de la tercera edicción.

¡¡¡Coreses se ha cubierto de gloria!!!

6-miguel-escudero-foto-frl.JPG

7-miguel-una-foto-frl.JPG

8-fin-de-fiesta-foto-frl.JPG

 9-pepe-de-pura-foto-frl.JPG

10-alvaro-garcia-foto-frl.JPG

 11-carlos-hernandez-foto-frl.JPG

12-manuel-castulo-foto-frl.JPG

13-pruebas-de-sonido-foto-frl.JPG

Comentarios cerrados.