XX Ciclo Flamenco del Teatro Principal: LOLE Y MANUEL O EL FLAMENCO COMO FENÓMENO DE MASAS

 lole-montoya-copia.jpg

Resulta innegable la popularidad alcanzada por este dúo sevillano en plena Segunda edad de Oro del flamenco, al presentarse con una estética y unos contenidos paralelos, incluso en ocasiones discordantes, con lo jondo. Esas peculiaridades de los que fueron matrimonio y pareja artística consiguieron que millones de personas se acercaran al mundo y a las formas del flamenco. Cierto es que sus propuestas musicales se quedaron en flor de un día, después de dar un pasito más en pos del reconocimiento que merece este universal arte.

         Lo que vamos a ver esta noche, a las veintiuna horas, sobre las tablas de nuestro venerado Teatro Principal, es a Lole Montoya Rodríguez. Nacida en Triana en 1954, Hija del bailaor Juan Montoya y de La Negra, cantaora y bailaora nacida en Orán –de aquí le vendrá a Lole su conocimiento de la música y la cultura árabe-. Se forma como bailaora con el mejor docente de la danza flamenca, el gran maestro Enrique el Cojo, actuando profesionalmente, entre otros tablados, en Los Gallos de Sevilla o en Las Brujas de Madrid. Al conocer al que fuera su marido Manuel Molina, comienza su carrera como cantaora del dúo en 1972 hasta su separación matrimonial a finales de la década de los ochenta. Esta separación afectiva no impidió que mantuvieran relación artística y discográfica en contadas ocasiones posteriores.

         Su accidentada primera grabación se produce en 1975 bajo el título “Nuevo día”. Su éxito fue tal, que debido a ello y al conflicto inicial con la discográfica, firman un contrato por el que hacen varias grabaciones posteriores.

         En lo que llevamos de siglo las apariciones de la trianera sobre los escenarios ha sido muy limitada, al igual que sus trabajos discográficos, por eso resultará interesante escucharla hoy en Zamora.

         Estará acompañada por las guitarras de Juan Carmona Camborio y Juan José Suarez Paquete, además de la percusión de Sabu Porriña.

Comentarios cerrados.