XLV Festival Flamenco de Zamora: UN GRAN ACONTECIMIENTO CON JOSÉ MERCÉ A LA CABEZA

jose-merce.jpg

Es absolutamente incuestionable que un evento cultural, como en este caso de canto, música, lírica y danza –las cuatro artes que engloba el concepto de flamenco- pueda mantenerse durante cuarenta y cinco años en el programa de unas fiestas populares sin al menos dos condiciones esenciales a saber: Una programación intrínseca de alto nivel en dicho evento y un alto seguimiento de público fiel a cada cita. Sin duda dos condiciones apodícticas, que por lo tanto se retroalimentan sensiblemente, entendiendo por ello que la mejoría de una hace que mejore sustancialmente la otra. Esta es la clave del éxito del decano Festival Flamenco de Zamora y por ende de su continuidad en el tiempo durante nueve lustros. La selecta nómina de artistas que desfilan por su venerado escenario, unido al seguimiento del público,  sea zamorano –capitalinos y provincianos- o foráneo, lo hacen posible.

Y una vez más, las expectativas para la noche del sábado 27 de junio van en la dirección apuntada. Partiendo de una programación de auténtico vértigo, gracias a la implicación de nuestro Ayuntamiento, los desvelos de nuestra Peña Flamenca y el apoyo de nuestra única caja, Caja Rural. Cierto es que en la conducción a buen puerto del Festival los medios de comunicación juegan un papel determinante, empezando por el que nos encontramos, La Opinión – El Correo de Zamora, sin olvidar a ARZA en labores de intendencia o la desinteresada aportación del pintor Fernando Lozano Bordel en la cartelería.

Decir que José Mercé es el número uno del flamenco actual no es descubrir absolutamente nada, es simplemente constatar un hecho tangible. Lo lleva siendo al menos desde la década de los noventa. Con una voz afillá de auténtico privilegio, afronta a la perfección tanto lo palos más festeros como los más profundamente trágicos. Podría considerarse un cantaor extenso, sobre todo teniendo en cuenta su discografía –trece discos de larga duración contando con el de “Carmen” de canción melódica aflamencada- pero muy ajustado al sabor del cante jerezano, de donde es natural aunque lleve afincado en Madrid desde los trece años. Mercé –nombre artístico obtenido por su condición de seise en la basílica de La Merced en el gitano y flamenco barrio de Santiago- también es el artista actual que más confluencia “genética” - artística atesora. Resulta abrumadora la línea de sus ancestros: Paco La Luz, Sordo La Luz, la Sordita, La Serrana, Tío José de Paula, El Gloria, Juanito Mojama, o más recientemente su tío e inicial mentor Manuel Soto Sordera, por citar algunos de los más relevantes. El último Festival que hizo se remonta a 2002 y ahora vuelve con más fuerza que nunca para dejar claro quién mantiene el cetro del cante actual. Lo acompañarán otros tres solventes jerezanos, Antonio Higuero al toque, junto a Chicharito y Mercedes Mercé a las palmas.

juanito-villar-y-perico-jero.jpg

Junito Villar, como corresponde a su alto nivel artístico, ha hecho varios Festivales, el último el del 2006. Natural del gaditano y flamenquísimo barrio de Santa María. Voz de portentosa musicalidad y preciso compás adquirido en su larga experiencia cantando para baile, lo que unido al continuo aprendizaje familiar y social de los estilos festeros de Cádiz, le imprimen ese marchamo de cantaor “para todos los públicos”. Desde aquel legendario vinilo del año 1972 producido por el padre de Paco de Lucía para Fonogram, Antonio Sánchez Pecino, hasta la actualidad, el gaditano ha editado una decena de discos, amén de participar en programas históricos de televisión como “Rito y geografía del cante” o “Puro y jondo”. Supone un lujo su vuelta a Zamora, especialmente por venir acompañado de su tocaor habitual, el insigne jerezano Perico Jero. ¡Casi “na”!

3-cancanilla-en-festival-tierra-del-vino-morales-del-vino-zamora-foto-frb.JPG

Cancanilla de Málaga, primero fue de Marbella. De hecho cuando Manolo Caracol lo entrevistó con intención de contratarlo a los diez y nueve años, en 1970, para su tablao de “Los Canasteros”, le preguntó: “A ver, sobrino, ¿tú qué sabes haser”. “Pues mire usté, yo se cantar, me doy una vueltesita, bailo solo…”. Caracol lo interrumpe: “¡Coño! ¿Y siendo de Marbella to eso sabes haser tu?. Evidentemente sabía, como hoy volveremos a comprobarlo en la Plaza de la Catedral. Como lo comprobamos en 2010 en el Festival de La Tierra del Vino, en Morales. Y si tenemos la suerte de que haya fin de fiesta, disfrutaremos a mayores con su patadita. Le tocará el gran maestro de la sonanta madrileña El Mami.

pedro-cintas-y-antonio-garcia-con-abel-harana-y-roberto-jaen-foto-frb.JPG

El pacense de La Albuera, Pedro Cintas, como los anteriores, es sobradamente conocido por la afición. También es un valor consolidado y firme al que todavía –por su juventud flamenca- le cabe amplio margen de crecimiento. Entre nosotros es claramente demandado, por eso ha hecho dos Festivales de La Tierra del Vino, en Morales, además de diversas actuaciones para la Peña Flamenca. Todo ello ha motivado su “ascenso” al Festival de Zamora. Le tocará su guitarra acostumbrada, Antonio García. Como curiosidad decir que es el único payo de los cuatro y también que los cuatro son fervientes continuadores del legado mairenista lo que no sólo no le resta un ápice de su original personalidad, más bien, les potencia las evidentes singularidades, como seguro quedará patente hoy mismo.

Al cuadro de baile no me voy a referir, la organización lo ha incluido como un guiño cómplice a la fiel afición y por lo tanto será una sorpresa.

¿Hay quién de más?

Dejar una respuesta

CAPTCHA image