Huelva, la luz del flamenco: PEPE EL MARISMEÑO EN ZAMORA

el-marismeno-con-brito-y-cruzado.jpg

Será hoy jueves día 5, en el Teatro Principal de Zamora y con la colaboración de Caja Rural, a las nueve de la noche, cuando se vaya desgranando sobre el escenario, un espectáculo de mezcolanzas, de bellas mezcolanzas musicales, coreográficas y tecnología apoyada en el empleo de pantallas holográficas.

Todo, bajo el hilo conductor de un apasionado y apasionante viaje por la provincia onubense, haciéndose eco de su riquísimo legado musical, su célebre claridad y su patrimonio artístico y cultural. El espectáculo, sin dudad promete, y al igual que ha ocurrido en otras localidades donde se ha presentado, en Zamora se espera con inusitado interés y expectación.

José Luis Gómez, artísticamente Pepe El Marismeño, nace en Huelva hace cuarenta y dos años, debutando precozmente en el complejo mundo del flamenco. Tanto es así, que con diecisiete años ya acumula más de cuarenta premios, entre ellos el de Alosno por fandangos. El Marismeño –sobrenombre adoptado por su pertenencia al conocido grupo musical Los Marismeños- es un artista de largo recorrido y dispares contingencias, tanto en lo profesional como en lo personal. Así, se puede afirmar con rotundidad, que es un grandísimo cantaor flamenco por derecho, enciclopédico y cabal –hoy demostrará gran parte de su valía sobre las tablas de nuestro teatro- pero que sin embargo, es conocido masivamente, por su pertenencia al grupo antes citado, por sus cuatro discos en solitario de copla y, como no, por su ajetreada vida personal.

A la voz de El Marismeño se unen los cantaores José María de Lepe, Carmen Molina y el grupo Palo Dulce. Los guitarristas y creadores musicales son Joaquín Brito y Paco Cruzado –tocaor habitual de Guillermo Cano-. Además de las corales de Santa María de La Rábida y Nuestra Señora del Valle de Hinojos.

Decir también, que una parte de la entrada se destina a la Fundación Sandra Ibarra, organización orientada a luchar contra el cáncer.

Motivos, todos necesario y suficientes, para darnos cita en el teatro tanto flamencos como cualquier otra especie de la avifauna musical zamorana, que sin duda es mucha y variada.

Dejar una respuesta

CAPTCHA image