LIV Festival Internacional del Cante de Las Minas: EDICIÓN REDONDA y VIAJE A LA UNIÓN. Pequeño recorrido por La Sierra Minera.

1-david-lagos-besando-la-lampara.JPG

Ya saben los que nos sigan habitualmente en nuestro periplo por La Unión que nosotros –mi hijo Alberto y yo- únicamente asistimos a la fase de concurso –tres semifinales, miércoles, jueves y viernes, además de la finalísima el sábado- no lo solemos hacer a las galas, particularmente porque no nos atraen “las grandes figuras”, y que sin embargo, ayudan a cerrar los telediarios. Por eso nos centraremos en lo dicho, además de algunos actos adyacentes al programa general desarrollado durante esos días. Finalmente, damos cuenta de nuestras excursiones por la Sierra Minera con algunos de los hallazgos hechos este año.

2-maria-jose-perez-con-rosendo-fernandez.JPG

Como siempre hay que destacar la impecable organización en todos los sentidos. Ni un solo pero. Si queremos destacar a los que tenemos más cerca, el gabinete de prensa, haciendo especial mención en Lola e Ibán Hernández, es una maravilla trabajar con ellos, y ésta no es la primera, ni seguro será la última vez, que lo digamos públicamente.

3-con-rosendo-interpretando-minera.JPG

Arribamos a La Unión, como ya he dicho, el miércoles 13 a eso del mediodía, para comer, reposar un poco e incorporarnos a las actividades propias del programa, no obstante un error de planificación nos impidió asistir a La Gran Tauromaquia Flamenca en La Cartuja, con Javier Conde al temple y su mujer Estrella Morente y Arcangel, al cante. No nos importó, aprovechamos el momento para visitar la pedanía de Roche, su ermita y departir, cerveza en mano, con algunos de sus moradores. Ya, a partir de las diez, y en el monumental mercado –La Catedral del Cante- en la primera semifinal, apenas nada que destacar, si exceptuamos a José Tomás Jiménez que a la postre se erigiría, con todo merecimiento, en Bordón, máximo galardón otorgado a la modalidad de guitarra solista y dotado con seis mil euros.

4-sebastian-cruz-y-rosendo-fernandez.JPG

Al día siguiente, jueves, iniciamos las actividades flamencas en la mina Agrupa Vicenta con un recital del voluntarioso Jeromo Segura donde presentó su trabajo discográfico en forma de antología de los cantes mineros. Estuvo acompañado por la sapiencia tocaora de Rosendo Fernández. La noche resultó ser tan anodina como la anterior, aunque en general no resultó larga. Destacar únicamente la marimba de Antonio Moreno y el cante en su sitio de Sebastián Cruz. En la final, el sevillano Moreno se alzaría en dura pugna con Gautama del Campo con el premio Filón, dotado también, con seis mil euros al mejor instrumentista. El excelente cantaor onubense Sebastián Cruz, aunque pasó con todo merecimiento a la final, volvería a cargarse de excesiva responsabilidad, no alcanzando ninguno de los cinco premios a los que optaba. Una pena.

5-yolanda-osuna.JPG

6-antonio-moreno.JPG

Llega el viernes y lo hace cargado de calidad. Incluyendo El Carburo de Oro otorgado a nuestro insigne paisano y fundador de La Peña Flamenca Amigos del Cante, Federico Vázquez Esteban. Del acontecimiento se ha hecho el suficiente eco La Opinión –El Correo de Zamora en su edición del lunes 18 de agosto con la magnífica entrevista efectuada por Celedonio Pérez Sánchez. Un reconocimiento que además de justo se hacía necesario por la repercusión internacional que supone. Gautama del Campo con su increíble saxo, la matemática Beatriz Romero, la decepcionante Nazaret Cala, Yolanda Osuna, El Barullo con todo el respaldo étnico de los Farrucos, y sobre todo, en el apartado de cante –en su especial modalidad “por mineras”- María José Pérez y David Lagos. Todos, excepto Nazaret, pasaron a la final. La final prometía con creces y así fue.

7-barullo.JPG

8-jose-tomas-jimenez.JPG

Una de las más reñidas y disputadas en los últimos años. El azar o “la mano de dios” quisieron que Sebastián Cruz y David Lagos fueran seguidos. El onubense había preparado una actuación inteligente empezando por cartagenera, taranta y minera. Hasta aquí casi todo perfecto. Fue una interpretación impecable –dispongo de grabación que lo demuestra- por lo tanto ha sido un firme candidato al máximo galardón. ¿Dónde se pierde Sebastián? A mi entender en los cantes por soleá y seguiriyas donde abusa, e incluso molesta, con los tonos altos. Dicho de otra forma, a pesar de que el premio gordo se recibe interpretando mineras, sumado a otro primer premio en los cantes del mismo grupo, por ejemplo cartageneras o tarantas, el jurado, cosa lógica por otra parte, ha podido verse influido por lo que vino después. El caso es que el onubense no recibió ningún premio. La cosa quedaba entre la almeriense María José y el jerezano David. Todos sabíamos que si Lagos mantenía el nivel que tuvo en la semifinal, sería la Lámpara 2014. Y así fue. Sólo que en versión mejorada, se había crecido. Abrió por malagueñas de Antonio Chacón para interpretar magistralmente, cartagenera, minera, seguiriya y alegrías, muy bien llevado por la sonanta de Rosendo Fernández. En los aires de Cádiz consiguió que el respetable rebotara sobre sus asientos. El no va más. Faltaba la almeriense María José Pérez, que sin duda tiró de profesionalidad manifiesta para poner al jurado en apuros, de hecho se llevó los grandes premios por granaina y por taranta, en total doce mil euros. Lo demás ya lo hemos dicho casi todo. Únicamente discrepar con el jurado, en el que estaba nuestro amigo Ramón Soler –garantía inequívoca de saber hacer, como bien sabemos los zamoranos- Blanca del Rey, José Manuel Gamboa o Pepe Cros- en el premio del grupo de las soleares, se lo habríamos otorgado a Sebastián Cruz, a pesar de todo.

9-gautama-del-campo.JPG

La entrega de premios con los políticos de rigor sobre el escenario y el remate definitivo de Paco Bernabé, alcalde de La Unión entregando la codiciada Lámpara Minera. Actuación memorable post premio –y posiblemente única en la historia del Festival- cuando después de reinterpretar las dos mineras, David, con Rosendo en el toque, se lanza por bulerías, desde Zamora pedimos la comparecencia de su mujer Melchora Ortega, sale y también Jesús Corbacho para jalearlo por una espectacular muestra del cante bandera jerezano. Y como todos estábamos contentos, se arrancaron por fandangos con el público en píe después de que como todos los años tuviera puesto el auditorio “Aforo agotado”.

10-fin-de-fiesta-insolito.JPG

Resumiendo, Lámpara que seguro no se apagará y que por lo tanto se sumará la anterior con luz resplandeciente de Ricardo Fernández del Moral. Lámparas que indudablemente prestigian a los ganadores, pero de forma especial al Festival del Cante de Las Minas, y por supuesto a todo el universo flamenco.

¡A seguir así!

11-david-lagos-con-alberto-rodriguez-en-el-escenario-de-la-catedral-del-cante.JPG

En otro orden de cosas, decir que, aprovechando nuestra estancia en tierras murcianas, dedicamos parte del tiempo a perdernos por la Sierra Minera visitando sobre el terreno los restos de las en otros tiempos florecientes explotaciones de minas.

VIAJE A LA UNIÓN

         Como no sólo de flamenco vive el hombre, nosotros dedicamos las limitadas horas libres que nos deja el Festival y algunas de sus actividades paralelas a tareas culturales, antropológicas, arqueológicas, etnográficas, psicológicas y sobre todo industriales. La Sierra Minera es un auténtico museo al aire libre. Eso sí espoliado, oculto, no siempre suficientemente datado, y problemático. ¡Es de propiedad privada! Sólo que su valor, conservación y consecuencias, como habitualmente ocurre en este país, lo pagamos entre todos. A escote nada es caro.

1-la-blanca-con-su-imponente-torre-tipo-cornish.JPG

2-panoramica-de-la-mina-blanca-o-san-quintin.JPG

Para empezar, visitamos la Mina La Paz, primera y segunda, con los dos pozos que fueron propiedad de Minera Celdrán, a los que se le ha segado toda su base para quedar colgados miserablemente con los restos de su maquinaria al aire. Acompañamos fotos. Estos dos pozos están arriba del Llano del Beal. Donde se encuentra la Pagana, también visitada. Seguimos con dos explotaciones a cielo abierto, Los Blancos I y Los Blancos III o cantera Sultana. Desmontes imponentes con la paradoja significativa de que en la última dejaron una excavadora eléctrica –Ruston Bucyrus- y que con toda seguridad Peñarroya -propietaria de las concesiones- pretendía seguirla utilizando después del año 1991 fecha en que cesa las actividades mineras.

3-alberto-y-salvador-en-la-casa-de-maquinas-de-la-blanca.JPG

En el aspecto claramente positivo, tenemos que resaltar nuestra visita a la única mina que actualmente se explota en La Sierra Minera, eso sí, como extracción de agua para riego. La Mina Blanca, o San Quintín, con su casa de máquinas y su maquinaria puesta a punto para tareas de subida y bajada de una enorme bomba de riego que abastece regadíos del Beal. Conserva perfectamente restaurada su torre tipo Cornish para albergar la máquina de vapor que movía la varilla para sacar agua. Tuvimos la suerte de contactar con Salvador, un jubilado amante y defensor de sus tradiciones, que de forma voluntaria se encarga de tener el complejo a punto. Un inmenso placer contar con su sana amistad.

4-las-matildes-con-su-imponente-castillete.JPG

5-los-blancos-i.JPG

También visitamos Las Matildes y su centro de interpretación. Teniendo, así mismo, la suerte de que el arqueólogo Paco Fernández Antolinos estuviera como guía. Eso sí, sacando tiempo de su tiempo en forma de voluntariado. La visita, programada para un máximo de una hora se transformó en toda la mañana, lógicamente, altamente fructifica. Además, este contacto nos pone en relación directa con La Fundación Sierra Minera.

6-ar-y-paco-caparros-ante-el-monumento-al-minero-delante-de-la-casa-del-pueblo-en-el-llano.JPG

7-conjunto-minero-entre-el-llano-y-la-union.JPG

8-la-paz-i-y-ii.JPG

9-la-paz-ii-con-su-maquinaria-colgada.JPG

Habíamos visitado el pueblo minero de El Llano del Beal en otras ocasiones anteriormente. Este año lo hicimos para profundizar más en su condición de ser. La experiencia resultó más interesante. Conocimos a Paco Caparrós, un minero que ha conseguido vivir 86 años con una salud envidiable por lo que estamos seguros que vivirá muchos más. Paco no sólo hizo de guía en nuestra visita al Llano, además nos dio pelos y señales sobre determinadas condiciones en las que se trabajaba en las minas.

10-paco-fernandez-con-ar-en-las-matildes.JPG

12-castillete.JPG

11-balsa-de-esteriles.JPG

Finalmente, hablamos del sábado –el día de la gran final del concurso del Cante de Las Minas, en definitiva lo que nos trae todos los años- hacemos un recorrido, seguramente el enésimo, entre El Llano, Pormán y La Unión, para volver a tomar conciencia de lo poco que sabemos, la parquedad de lo que hemos visto y lo mucho que nos queda por explorar. La Sierra Minera, a la vez que atrayente nos resulta infinita ….casi inabordable.

¡Pero seguiremos!.

13-ar-con-paco-caparros-ante-el-casino-del-llano-en-la-mano-porta-el-libro-de-su-yerno-la-union-pasado-y-presente.JPG

14-la-pagana-con-parte-de-su-maquina.JPG

15-los-blancos-iii.JPG

16-la-ruston-bucyrus-en-los-blancos-iii.JPG

Dejar una respuesta

CAPTCHA image