X Festival Flamenco de La Tierra del Vino: MORALES BRINDA CON TEMPRANILLO POR LA UNIÓN EN EL POLIDEPORTIVO

 ricardo-fernandez-del-moral.JPG

Debido a las inclemencias del tiempo, se ha hecho necesario el cambio de ubicación habitual del Festival desde El Patio del Flamencólogo D. José Blas Vega, al Polideportivo José Hernández Macías.

Salvando las distancias la Cabecera de Comarca de La Tierra del Vino, es decir Morales, tiene un cierto paralelismo con la localidad murciana de La Unión en cuanto a flamenco se refiere. Por eso se mantiene el proyecto de hermanamiento futuro, y que en el presente, se concreta homenajeando a la ciudad minera en esta décima edición. La Unión fue capaz de reanimar unos cantes –los cantes minero levantinos- manifiestamente moribundos, al menos en su área de influencia y en una época de buen lustre económico. Hablo de 1961, y hablo del ingeniero de Minas y alcalde unionense Esteban Bernal –del que precisamente en la exposición conmemorativa del Centro Social y Cultural de Caja Rural, y como curiosidad altamente interesante hay un disco sencillo como prueba de su condición de artista aficionado- Hablo en definitiva de una firme voluntad y cantidades ingentes de esfuerzo para mantener el Festival y Concurso más importante del mundo durante 55 años y gozar de excelente salud para encarar muchos más. Y todo ello ha puesto a La Unión sin minería alguna desde febrero de 1992, en el universo del arte, concretamente del flamenco. Modestamente -por eso digo salvando las distancias- Morales del Vino, como muy bien dice su alcalde José María Barrios al respecto “Empezamos casi de puntillas, y llevamos la friolera de un decenio disfrutando de una cita de auténtico nivel. Por eso los moralinos estamos diez veces orgullosos: nuestro Festival Flamenco, más que otra cosa, nos pone en el mundo, trasciende las fronteras provinciales, y ahora con las nuevas tecnologías, también las nacionales.” Así mismo, Morales, con gran esfuerzo y mucho derroche de imaginación ha conseguido poner en marcha y, lo que es más difícil, mantener un Festival que es la sana envidia de muchas capitales de provincia con fuerte tradición flamenca, y además en comunidades con fuerte financiación autonómica. Aquí, sólo el apoyo económico del Ayuntamiento y las buenas mañas de La Peña Flamenca, con el necesario respaldo de Caja Rural se consigue el milagro. ¡Y van diez¡ 

        manuel-cuevas.JPG

    Por todo ello Morales del Vino rinde homenaje a La Unión y a su Festival Internacional del Cante de Las Minas, aspecto que Paco Somoza ha sabido recoger tan bien en esa acuarela que une un castillete anónimo, de los muchos desvencijados y perdidos por la Sierra Minera, uniéndolo al dulce y otoñal nombre de Morales. De esta forma el décimo tiene que ser –y lo será- sonado. Tres Lámparas Mineras –Primer premio del universal Concurso- y la bailaora que mejor regusto ha dejado en los certámenes de los últimos años pero que se quedó sin premio. Se completa el evento con el respaldo dado a nuestro cantaor zamorano más querido, Clemen Valle –como se hiciera el pasado año con su hija Eva Valle- acompañado por la solvente sonanta de Antonio Regalado.

            El sevillano de Osuna Manuel Cuevas es un cantaor generalista –enciclopédico en el argot- sin embargo su faceta de saetero y de especialista en los cantes mineros le proporciona un enorme respeto en el mundo de lo jondo. Es el más cuantioso en grabaciones: cinco discos y participación destacada en diversas antologías. Como el resto de compañeros de cartel es debutante en los Festivales zamoranos, por lo que teniendo en cuenta su alta cualificación artística hay que decir ¡Ya era hora! Lo acompañará la nítida guitarra de Francis Pinto.

     rocio-segura-y-antonio-de-patrocinio.jpg      

A la almeriense Rocío Segura le cabe el honor de ser la primera cantaora andaluza en alzarse con el preciado trofeo unionense. Lo consiguió en el dos mil, y aunque hubo cierta polémica, los buenos aficionados presentes consideraron totalmente justo el fallo. Justicia que catorce años después Rocio refrenda con creces en cada una de sus excelsas actuaciones. Sin duda, es “una lámpara” que prestigia al Festival. El que Antonio de Patrocinio le toque a un buen cantaor es firme garantía de que lo hará mejor y le ayudará a dar lo más valioso de sí mismo.

      cynthia-cano.JPG    

 De las cincuenta y cuatro ediciones disputadas en La Unión, no hay ninguna duda, que uno de los premiados que más unanimidad suscitó, tanto entre el público como en el jurado, a la hora de alzarse con el primer premio –en este caso fueron cinco premios, tantos como a grupos de cantes se presentó- fue el daimieleño Ricardo Fernández del Moral. Todos fuimos conscientes que estábamos ante un artista excepcional, de los llamados a marcar un antes y un después en el complicado mundo del arte  jondo: ¡Un extraordinario cantaor que es capaz de acompañarse a sí mismo con un toque arrebatador! Lo nunca visto por los vivos sobre un escenario. Enterado Santiago García el presidente peñista, removió cielo y tierra para traer a Zamora semejante prodigio. Y lo consiguió un mes después, con recepción en el Ayuntamiento por parte de nuestra siempre dispuesta alcaldesa, actuación en el Colegio Universitario abierta al público y en actuación privada para los socios de La Peña. De todo ello informó convenientemente La Opinión – El Correo de Zamora el 28 y 29 de septiembre y el 1 de octubre del 2012. Un prodigio sobre el escenario.

        clemen-valle-y-antonio-regalado.JPG

La unanimidad establecida entre público y jurado respecto al laureado Ricardo saltó por los aires en cuanto al premio de baile se refiere. El jurado en este caso o no supo o no quiso ver la excelencia bailaora de Cynthia Cano. La ausencia de premio ha sido sonada, por eso una de las promesas – tiene en la actualidad veinte años- ya hecha realidad, con más futuro de la danza flamenca actual va a tener un escaparate de lujo en Morales. Sin duda se lo merece y lo va a demostrar con creces. Estará acompañada por Gabriel de La Tomasa y Trini de La Isla, al cante y por Juan Jiménez, al toque.

            ¿Hay quién de más? Lo dicho, Morales es la envidia del mundo flamenco. Nadie hace tanto con tan poco, y si no inténtese.

francis-pinto.JPG

Dejar una respuesta

CAPTCHA image