RUTH FONSECA EN LA ENCRUCIJADA DE SU VIDA ARTÍSTICA

ruth-en-plena-actuacion-640×480.JPG

Ante un Teatro Municipal de Fuentesaúco totalmente abarrotado desde tiempo antes de la cita, dio lugar la tan deseada actuación de Ruth Fonseca. No puede decirse que la saucana no sea profeta en su tierra, el calor de su público se convirtió a lo largo de todo el evento en una muestra plausible de apoyo generoso.Y esto, como todo en la vida, puede tener sus ventajas y sus inconvenientes. Sin duda, en los comienzos, el apoyo no sólo puede ser importante, sino que con harta frecuencia puede resultar determinante del resultado posterior. Hasta aquí, Fuentesaúco entero ha dado la talla, ¡y que talla!. En cuanto a los inconvenientes, estaría el ofuscarse por el inmediato éxito y no hacer la siempre necesaria autocrítica. Vaya por delante que las maneras de Ruth, si se orientan convenientemente, la llevarán a triunfar en el difícil mundo del arte flamenco. Presenta maneras, hechuras, asunción de formas, facultades, desparpajo  y sobre todo mucha motivación. De ahí que esté ante la encrucijada de su vida artística a los veintidós años de edad. Además, no importa no ser andaluza, madrileña o extremeña para triunfar en el flamenco, en realidad nunca importó excesivamente, ahí tenemos los imponentes ejemplos de La Argentinita (Buenos Aires), su hermana Pilar López (San Sebastián), Mariemma (Iscar, Valladolid) o en baile de hombre Vicente Escudero (Valladolid), y hay más.

Finalmente, me veo en la obligación de apuntar algunos aspectos a considerar por Ruth, lo que significa que lo que vimos ayer en Fuentesaúco mereció mucho la pena para seguir creciendo. Primero buscarse una escuela de baile de probada solvencia en la preparación de figuras. Segundo los profesores adecuados. Tercero elegir buenos referentes modélicos, sin olvidar que el baile de mujer poco tiene que ver con el de hombre. Por último elegir convenientemente el grupo de acompañamiento con el que se sale a escena.

Respecto a la parte musical comienza un zapateado de la bailaora sobre los ecos de una rumba. Sigue cambio de vestuario por lo que cantaor y guitarrista ejecutan taranto, cartagenera y taranto. Baile por alegrías y cantiña. Fandangos para adelante. Baile por tangos con un llamativo vestido de faralaes. Bulerías para escuchar y remate de baile por soleá. Termino como empiezo la crónica, apoteosis del público puesto de pié tributándole un prolongadísimo aplauso. Los artistas responden con un fin de fiesta. Y de nuevo aplausos y parabienes.

Próximo llamamiento ineludible, el VIII Festival Flamenco de La Tierra del Vino, el sábado 21 de julio en el Patio del Flamencólogo José Blas Vega de Morales del Vino. Nos vemos.

Dejar una respuesta

CAPTCHA image