VII Festival Flamenco de la “TIERRA DEL VINO”: LOS DUENDES INVOCADOS POR JOSÉ BLAS VEGA HICIERON SU APARICIÓN SOBRE EL ESPACIO QUE LLEVA SU NOMBRE

cancanilla-dandose-una-patadita-640×480.JPG 

No cabe la menor duda que fue así, en un recinto abarrotado de público selecto y expectante. A la apertura del Festival con los tres maestros de la sonanta, como es habitual en sus siete años de historia, le siguen las palabras del presidente peñista, Santiago García Martín –responsable de los organizadores- dando las gracias a todos los que lo hacen posible,desde el total patrocinio del Ayuntamiento de Morales del Vino, con su alcalde José María Barrios a la cabeza, siguiendo por Caja Rural, Consejo Regulador de la Denominación de Origen “Tierra del Vino”, Paco Somoza y Queserías “Vicente Pastor. También, comunica la decisión tomada de dedicar el evento al máximo pontífice de la investigación flamenca, José Blas Vega (Decisión a la que se suman todos los artistas sin excepción). Invita a subir a la primera teniente de alcalde y concejala de cultura, Ana Mulas para leer el saludo, ya adelantado en este mismo diario, del querido y honorable Blas Vega. Para concluir con las palabras de bienvenida del alcalde haciendo especial mención a la masiva afluencia de público de la comarca. Esto es lo importante y la grandeza de este Festival, el ser referencia de una demarcación natural de la provincia de Zamora que poco a poco va congregando a una amplia representación de sus habitantes. La Tierra del Vino, situada al sur del Duero, históricamente ha sabido degustara el excelso arte jondo.Entrando en harina. Mucho y muy bueno. A fin de cuentas, según estaba previsto. El único pero, el desapacible aire que se desplegó a sus anchas durante toda la velada.Después de lo dicho, Juanjo Seguín toma las manijas del buque para anunciar la presencia de Cancanilla de Málaga y Juan Antonio Muñoz en escena.Magno y excelso muestrario de cantes por soleá: Noriega, dos de la Andonda, Alcalá, Curro Frijones, Enrique el Mellizo, Triana, Alcalá de nuevo y juguetillo de Juanillero de Marchena. Siguen con malagueñas, la primera de Chacón y la segunda, la grande del Mellizo. A estas alturas de Festival, El Canca y Juanan se habían metido al respetable completamente en el bolsillo. Pero había más. Seguiriyas. Decir que las encaran con Manuel Torre y las cierran con el mismo creador. Más lluvia de aplausos; fandangos muy personales y acompañándose de las palmeras –dos mujeres, Manuela Pipa y Rosa de Pascual- bulerías. Aplauso prolongado.manuel-de-paula-y-pedro-sierra-640×480.JPGManuel de Paula y Pedro Sierra salen impartiendo cátedra por derecho. Soleares; Joaquín el de La Paula, Agustín Talega, Joaniquí de Lebrija, Paquirri El Guanté, Ramón el de Triana, Triana, Roesna y juguetillo final del de Marchena. ¡Olé!; continúan por cantiñas, con una muestra absolutamente antológica que empiezan por “Maestranza de Sevilla…”; fandangos: “p’ a este señor que me los ha pedido”; finalizan con su palo fuerte, los tangos. Descanso, ….y La Juana.juana-y-pascual-640×480.JPG La Juana es mucha Juana y Pascual de Lorca más. ¡Vaya tándem! Lo de siempre y por ello lo esperado. Poquito pero más que suficiente y en el frasquito de las esencias. Juana, con el monumental Pascual de Lorca, hace lo que hace, poco y muy bueno. Con su gitana y flamenca puesta en escena, además de su total entrega, se supo captar de inmediato al público. Bulerías por soleá; fandangos; bulerías; soleares –notoriamente  tres de Alcalá y dos Cádiz; con nueva tanda de  bulerías. Perfecto. Prolongada despedida con aplausos. angelita-y-grupo-640×480.JPGLa compañía de Ángela Españadero aparecen en escena, con de una prolongada muestra de soleares. Al cante Antonio Fernández y Saul Quirós y al toque Juan Jiménez y Jorge Rodríguez dan la entrada a Angelita, quien de inmediato se ganó los favores del auditorio. En el breve plazo de tres semanas los aficionados zamoranos hemos tenido la dicha de contemplar lo más florido del baile de mujer. La Moneta en Zamora y Ángela Españadero en Morales del Vino. Dos actuaciones de altísimo nivel y dos interpretaciones completamente distintas. El baile de La Moneta es horizontal, pletórico de fuerza y desgaste físico y de ahí brota su enorme belleza. El de la Españadero es completamente vertical, se desarrolla sobre un palmo de espacio escénico, es un baile de formas, de brazos, de sugerentes contorsiones y de estéticos y cuidados zapateados, que hacen las delicias del respetable.fin-de-fiesta-con-los-artistas-sobre-el-escenario-640×480.JPGFin de fiesta con todos los artistas sobre el escenario, y Cancanilla y La Pipa oficiando como maestros de ceremonias. Clamoroso aplauso de despedida.En suma, nuevo éxito para la Tierra del Vino y su pasión flamenca.

Dejar una respuesta

CAPTCHA image