XII Noche Flamenca de Villaralbo: LA CORPORACIÓN MUNICIPAL Y LOS VECINOS DEFIENDEN EL FLAMENCO COMO SEÑA DE IDENTIDAD LOCAL

Por ello se continúa con esta ya obligada programación. Santiago Lorenzo Peláez, al frente de un grupo minoritario se ha tenido que multiplicar desde el principio para confeccionar un programa digno en uno de los núcleos de población más importantes de nuestra provincia.Y hablando de flamenco, de clara proyección nacional. Año tras año, con su excelente gestión, lo consigue. El camino trazado es tan importante que hace que pidamos que no se pierda, por el interés de la cultura provincial y española.

Para esta décimo segunda edición, con cartel de Paco Somoza, se presentará una Noche nada desdeñable. Tres cantaores y un excelente cuadro de baile.

Antonio López Olmo, o lo que es lo mismo Yeyé de Cádiz, era el artista llamado a elevar el nonato Festival de San Pedro a la categoría de excelso. No pudo ser y el gaditano se sacará la espina en Villaralbo. Todos los aficionados lo saben, Yeyé es el más carismático representante actual por los maravillosos aires de la “tacita”. Nace y se impregna del son flamenco en una de las más importantes factorías del excelso arte: El barrio de Santa María de Cádiz, nada más pasar Puerta Tierra. Casi nada. El barrio de los Ortega, recuérdese al Planeta y Curro Durse, La Perla, los Vargas gaditanos, y sobre todo uno de los más geniales creadores de este universal arte, Enrique El Mellizo, del que La Opinión - El Correo de Zamora tiene a orgullo publicar a doble página el 30 de mayo del 2006 su biografía y aportaciones musicales, con motivo del centenario de su muerte. Pues bien, Yeyé es su continuador más carismático después de que Chano Lobato nos dejara hace algunos meses. Con esto queda dicho todo sobre la importancia del gaditano. Le tocará uno de los que mejor lo hace, el maestro jerezano José María Molero.

Miguel Ortega, nace en Los Palacios, provincia de Sevilla en 1975. Curiosamente debuta como cantaor con cuatro años en la peña Juan Breva de Málaga. Su precocidad le permite participar en innumerables eventos flamencos por toda Andalucía e incluso en Italia. La “malvada” adolescencia le cambia la voz y tiene que interrumpir temporalmente su brillante carrera. A partir de aquí numerosos premios en diversos concursos de prestigio. Miguel es dado a este tipo de certámenes con muy buenos resultados. En su distinguido currículo está el haber cantado para atrás a relevantes bailaoras y bailaores.

Manuela Cordero, es gitana y nace en Rota. Amplia dominadora de los aires de la Bahía, especialmente los onubenses, pero también los sevillanos. Todo ello debido al trasiego vivencial que experimenta durante la infancia: ahora en Cádiz, ahora Huelva, ahora en Sevilla. Estos intercambios en forma de aires flamencos, no cabe duda de que la han curtido convenientemente, dando lugar a una estudiosa aventajada de lo jondo. Todo ello la hace debutar en su primera edad adulta con resultados espectaculares. Sin duda hay que oírla.

A Miguel y a Manuela le tocara ese polivalente guitarrista sevillano llamado Manolito Herrera, joven pero avezado en resolver grandes empresas flamencas. La de Villaralbo no va a ser menos.

El cuadro de baile merece capítulo a parte. La Compañía “Madrid Flamenco” está formada por dos excelentes guitarristas. El mejor continuador de Melchor de Mairena –Juan Antonio Muñoz- y un singular y magnífico tocaor como es Niño Manuela. Al baile Raquela, o lo que es lo mismo, la primera figura desde hace mucho tiempo del Corral de la Morería. La Popi viene a demostrar su valía. A todo ello hay que añadir la cristalina y flamenca voz de Jesús El Almendro, cantaor con grandiosa categoría para cantar para adelante, y que en esta ocasión acompañará al grupo de baile. Un primor para sensibilidades exquisitas.

Poco o nada más se puede pedir. Nos vemos.

Dejar una respuesta

CAPTCHA image