LA ALDEA VIBRA AL SON DEL FLAMENCO Y DE LA CANCIÓN ESPAÑOLA

luisita-y-eva.JPG

Cierto es que la temperatura había bajado y no hizo honor a la extraordinaria y caliente noche de copla y flamenco por derecho. Después de casi tres horas sin descanso, con un precioso recinto lleno hasta los topes, concluyó una mágica noche de arte español. Hasta contó con la pataíta profesional de Eva Peña en una entrega por sevillanas.

San Miguel de la Ribera puede sentirse orgulloso de muchas cosas: Su medieval convento con la presencia de Santa Teresa y San Juan, una ermita primorosa, una ubicación privilegiada, una población hospitalaria y acogedora, una asociación cultural –“Aldea del Palo”- de primer orden, una presidenta -Sonia- y una tesorera –Chenchi- de rompe y rasga (Ojo aldeanos, no permitáis que se cansen de estar al frente de la asociación). Finalmente, una Noche Flamenca de las que hacen historia.

Abre Luisita de Huelva con varios pasodobles muy populares encandilando al respetable, radiando calor emocional al ambiente. Entre medias, sevillanas y la conocida rumba/fandango de “Amigo conductor”. Aplaudida a rabiar. Sale el guitarrista Pepe Cobos, con esa pontifical figura recordando al magistral Ramón Montoya. Acompañada Luisa encara colombianas; alegrías de Córdoba; seguiriyas: Francisco La Perla, Perico Frascola y la de cambio de Tomás El Nitri; campanilleros –Luisa, nacida en Medina del Campo, siempre matiza, “los de Manuel Torre”-; fandangos y remate por tangos. Todo ello con una participación del respetable en forma de peticiones.

La imponente figura de Perico de La Mancha –en un hombre que apenas alcanza más allá del metro sesenta- se afianza sobre un escenario natural aprovechando el declive del terreno, cantando “Salamanca tierra mía” – Rafael Farina entra de lleno en la Aldea del Palo-; “Tesoro de coplas”; “Senda del viento. Memoria a Carmen Amaya” (Dedicada a la Peña); “Vino Amargo”, con la guitarra de Cobos; por petición popular, “Las campanas de Linares”; y con “Martínamor es mí pueblo” cierra la entrega de canción española. Todo un homenaje al imponente Rafael Farina. Llega el apartado de flamenco por derecho, abriéndolo por malagueña de Enrique el Mellizo, precedida por granaina según mandan los cánones impuestos por El Niño de Marchena. Soleares: dos de Pineda El Zapatero y otras dos en la línea de Antonio El Arenero. Aunque la última con la famosa letra del Sordillo de Triana; fandangos siguiendo la escuela de Farina.

Terminan la magnífica noche, como es habitual en esta singular pareja, a dúo con las sevillanas de “El abuelo” y fin de fiesta por bulerías.

Resumiendo, noche para el recuerdo en San Miguel de la Ribera. Otra velada de éxito de copla y cante en nuestra querida provincia. Y para quienes se lo hayan perdido, estos mismos artistas estarán de vuelta el próximo lunes en Los Bloques.

Dejar una respuesta

CAPTCHA image